Una pareja con indumentaria tradicional catalana, rodeada de animales músicos, ocupa el dintel de la puerta del principal y nos conduce hacia el recibidor donde el visitante se encuentra con un mensaje de bienvenida, "DEU VOS DO BON DIA Y BONA HORA" (Dios os de buen día y buena hora) formado en el pavimento de mosaico romano. La residencia ocupa toda la planta y la su distribución está basada en la clásica del Ensanche barcelonés aunque con significativas modificaciones introducidas por Puig i Cadafalch, con la eliminación de algunos tabiques y incluso alguna pared maestra, debidamente substituida por arcadas, para conseguir espacios más amplios.

En la primera crujía, contigua a la calle, se hallan los dos dormitorios, del padre (Antoni Amatller se separó de su esposa en 1877) y de su hija, con majestuosas puertas con alegorías escultóricas dedicadas, en la del primero, al Coleccionismo hecho gracias al Ahorro y a la Inteligencia, y en la de la segunda, a las virtudes propias de una chica: Laboriosidad, Fidelidad y Feminidad. Entremedio, el salón, con la colección de vidrios arqueológicos en vitrinas diseñadas expresamente, y la "sala de labor”, como habitaciones de estar personales para cada uno.

A continuación de los dormitorios, en dirección al interior de la manzana, los respectivos vestidores y salas de baño, con paso también hacia los pasillos que comunican con el otro extremo del piso. Éstos, con arrimaderos de cerámica de arista similares a los del vestíbulo y cantoneras de mármol rosa de Buixcarró, recibiendo la luz natural de los patios de luz centrales a través de grandes ventanales de vidrio emplumado y segmentados mediante una secuencia de arcos diafragma de inspiración islámica para acentuar la valoración del espacio, están flanqueados por dependencias de servicio. Separado de los mencionados pasillos per las respectivas mamparas de vidrio emplumado, el despacho del chocolatero está situado en el punto central de la planta, controlando perfectamente la vida de la casa.

A continuación de los dormitorios, en dirección al interior de la manzana, los respectivos vestidores y salas de baño, con paso también hacia los pasillos que comunican con el otro extremo del piso. Éstos, con arrimaderos de cerámica de arista similares a los del vestíbulo y cantoneras de mármol rosa de Buixcarró, recibiendo la luz natural de los patios de luz centrales a través de grandes ventanales de vidrio emplumado y segmentados mediante una secuencia de arcos diafragma de inspiración islámica para acentuar la valoración del espacio, están flanqueados por dependencias de servicio. Separado de los mencionados pasillos per las respectivas mamparas de vidrio emplumado, el despacho del chocolatero está situado en el punto central de la planta, controlando perfectamente la vida de la casa.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostrapolítica de cookies, cliqueu l'enllaç per a més informació.

ACEPTAR